Make your own free website on Tripod.com
bromas
halloween

Home
navidad
halloween
iluciones opticas
humor
3D Wallpaper's
bromas fuertes
bromas telefonicas
INSULTOS
bromas para hacer
graffitis en los baños
Estereogramas
Contácteme

happy halloween

halloween

HISTORIAS DE TERROR

La siguiente historia sucedió hace como dos meses, y aunque parece arrancado de las paginas de cualquier historia de Alfred Hitchcock, dicen que fue real.

Un tipo estaba parado a la orilla de la carretera en el medio de una oscura y tenebrosa noche pidiendo un aventón, a la vez que estaba cayendo una tremendo aguacero.

Esto sucedió en la madrugada del 31 de octubre más o menos a dos kilómetros del cruce de la vía que comunica a Sopó con La Calera, en Cundinamarca, Colombia,.

Pasaban el tiempo y el clima se ponía peor, y aún así los pocos vehículos que transitaban a esa hora no paraban.

La lluvia era tan fuerte que apenas si se alcanzaba a ver a unos tres metros de distancia. De repente vio como un extraño carro se acercaba lentamente y al final se detuvo.

El hombre, sin dudarlo por lo precario de su situación, se sube al carro y cierra la puerta.

Voltea y se da cuenta con asombro de que nadie va manejando el carro.

El carro arranca suave y pausadamente. El hombre, aterrorizado, ve hacia la carretera y se da cuenta con horror desorbitante que adelante viene una curva. Mojado hasta los huesos, se siente totalmente congelado.

Asustado, comienza a rezar e implorar por su salvación al advertir su trágico destino.

El tipo no ha terminado de salir de su espanto, cuando justo antes de llegar a la curva, entra una mano tenebrosa por la ventana del chofer y mueve el volante lentamente pero con firmeza.

Paralizado del terror y sin aliento, medio cierra sus ojos,se aferra con todas sus fuerzas al asiento, e inmóvil e impotente ve cómo sucedía lo mismo en cada curva del tenebroso y horrible camino, mientras la tormenta aumentaba su fuerza.

El tipo, sacando fuerzas de donde ya no quedaban, se baja del carro y se va corriendo hasta el pueblo más cercano. Deambulando, todo empapado, se dirige a una fonda que se percibe a lo lejos.

Entra en ella y, a pesar de la hora, pide dos aguardientes dobles dobles y, temblando aún, les empieza a contar a todos la horrible experiencia que acababa de presenciar.

Se hizo un silencio ante el asombro de todos los presentes. El miedo asomaba por todos los rincones del lugar.

Como a la media hora llegan dos tipos todos mojados y le dice uno al otro en tono molesto:

"Mira Juan, allá está el hijue... que se subio al carro cuando lo veníamos empujando."

CATHERINE CROWE
EL CRIMEN INVISIBLE



En 1842 en el barrio de Marylebone, se derribó una casa a la que ya no acudía ningún huésped, desde hacía ya muchos años, y cuyos propietarios no estaban dispuestos a gastar más dinero en reparaciones.
Sus últimos habitantes fueron el mayor W..., su esposa, sus tres hijos y su sirviente.
El mayor W..., que desempeñaba un digno cargo en la Intendencia, había insistido innumerables veces a sus superiores para que le permitieran cambiar de vivienda (el alquiler del inmueble estaba a cargo de la Intendencia). Como esta autorización demoraba, alegó para justificar su repetida insistencia que la casa estaba embrujada "del modo más desagradable".
Todas las noches, la puerta del salón se abría violentamente, se oía un ruido de pasos precipitados, una respiración ronca y luego dos o tres gritos horribles y la pesada caída de un cuerpo contra el piso.
A menudo encontraban los muebles volcados, sobre todo cuando estaban situados en el ángulo norte de la sala.
Luego se restablecía el silencio, pero alrededor de un cuarto de hora más tarde, se oía algo semejante a un pataleo, un sollozo y al fin un espantoso estertor.
El mayor W... acabó por prohibir a sus familiares la entrada a este salón. Incluso clausuró la puerta. Pero antes hizo constatar estos hechos por varios de sus compañeros de ejército. En efecto, el informe que presentó estaba firmado por el lugarteniente de Intendencia E..., el capitán S... y el comisario de víveres E...
Se procedió a un relevamiento de datos y muy pronto descubrieron una trágica historia.
En el año 1825, la casa estaba habitada por el corredor de joyas C... y su esposa. Esta última, mucho más joven que su marido, llevaba una vida desordenada y malgastaba enormes sumas de dinero.
Aunque el desgraciado C... le perdonó muchas veces sus caprichos, no parecía querer enmendarse; al contrario, su vida era progresivamente escandalosa.
C..., empujado por la amargura y los celos, se dio a la bebida.
Una noche volvió ebrio, decidido a acabar con sus desgracias.
Armado de un trinchete de zapatero, se abalanzó sobre su mujer, que huyó hacia el salón, pero C... la alcanzó y con un solo golpe de su arma, la decapitó. Permaneció largo rato mudo de horror ante su crimen, luego se colgó de la araña del techo.
Desde entonces ese horrible asesinato se reproducía cada noche, de una forma audible, pero jamás los espantados testigos vieron la más mínima aparición; sólo los ruidos fantasmales que se repetían con una perfecta exactitud.
La petición del mayor W... tuvo resultados favorables y desde entonces, la casa permaneció desocupada hasta el día en que cayó bajo el pico de los demoledores.




CATHERINE CROWE
LA CASA B... EN CAMDEN-HILL



La casa que habitaba el matrimonio B... en Camden-Hill no tenía nada de particular, salvo su gran número de habitaciones, todas ellas igualmente confortables.
El señor y la señora B... la había alquilado por un precio razonable a un hombre de negocios de Temple, con la intención de convertirla en una pensión, donde pudieran alojarse modestos funcionarios o empleados de la vecindad.
Al principio, gracias a sus económicas tarifas, el negocio prosperó, pero un buen día un joven empleado llamado Rose se marchó bruscamente alegando que su habitación estaba embrujada.
Los esposos B... jamás habían ocupado aquella habitación, una sala espaciosa que daba al jardín. De este modo, antes de volverla a alquilar, decidieron comprobar por sí mismos lo que ocurría en ella.
Desde la primera noche debieron reconocer que Rose no había mentido.
Entre la una y las dos de la madrugada, la señora B... fue despertada por un extraño ruido, "como el de un enorme gato haciéndose la manicura sobre el parquet".
Casi al mismo tiempo, su marido también se despertó y los dos escucharon en silencio como el extraño ruido aumentaba, y luego disminuía en intensidad, como si su misterioso autor se acercara y alejara alternativamente de la cama.
Al fin, el señor B... no pudo más y gritó:
- ¿Quién sois y qué hacéis aquí?
El ruido cesó, pero un segundo después, fueron arrastrados violentamente los cubrecamas y las sábanas.
La señora B... encendió el mechero y alumbró una vela que guardaba cerca de sí. En la habitación no había nada insólito, y sin embargo, no hubo manera de encontrar las sábanas y los cubrecamas.
Se levantaron, cerraron la habitación con llave y se fueron a pasar el resto de la noche en su dormitorio.
A la mañana siguiente, volvieron a la habitación de Rose y encontraron las sábanas y los cubrecamas hechos un ovillo encima de la cama; los cubrecama, de gruesa lana, estaban intactos, pero las sábanas estaban completamente hechas jirones.
La señora B... se negó a repetir la experiencia, pero su esposo se obstinó en ello y a la noche siguiente volvió a instalarse en la habitación embrujada.
Esta vez mantuvo una linterna encendida en la cabecera de la cama.
Tardó mucho en dormirse, pero cuando empezaba a vencerlo el sueño, fue sobresaltado por el mismo ruido de la noche anterior.
El señor B... se incorporó y vio a la luz de la lamparilla a un viejecito de aspecto miserable, escasamente vestido, de pie en el centro de la habitación. Llevaba un curioso casquete de piel de gato y contemplaba al durmiente con manifiesta desconfianza.
Pese a estar bastante asustado, el señor B... preguntó al misterioso intruso cuáles eran sus intenciones. Por toda respuesta, éste empezó a resoplar como un gato encolerizado e intentó agarrar las sábanas.
Entonces el señor B... se dio cuenta de que sus manos descarnadas eran extraordinariamente largas y que terminaban en desmesuradas uñas.
Por casualidad el señor B... había puesto a su alcance una caña de junco, la tomó y con ella intentó pegarle al visitante nocturno.
No encontró resistencia alguna y el junco atravesó el cuerpo del viejecito como si fuera de humo.
Entonces el fantasma retrocedió, profiriendo gestos de amenaza y hundiéndose en la pared, despareció. La noche terminó tranquilamente.
Los esposos B... sacaron los muebles de la habitación y la cerraron. El fantasma no truncó la paz de ninguna de las otras habitaciones.
Pero aproximadamente dos años más tarde el matrimonio B... habló del extraño suceso a uno de sus primos, un marino de Kingston, que había venido a visitarles.
El marinero era un hombre robusto y de un sólido sentido común; por cortesía no quiso poner en duda las afirmaciones de sus primos, pero decidió pasar la noche en la habitación embrujada.
Con este fin, la amueblaron con una pequeña cama de campo, una mesita de luz y una silla, y colocaron una lámpara encendida en la consola de la chimenea.
El marinero tardó muy poco en dormirse pues no creía en historias de fantasmas.
Había cerrado su habitación con llave e incluso había asegurado la puerta con un sólido cerrojo provisional.
Entre la una y las dos de la madrugada, fue despertado por una fuerte sacudida en su cama y vio al viejecito del casquete de piel de gato que le observaba encolerizado.
Cuando el marino se disponía a levantarse, el fantasma retrocedió, resoplando como un gato furioso y desapareció. Luego se oyeron muchos golpes de gran violencia contra o dentro de los muros y un enorme trozo de yeso se desprendió del techo. Pero el espectro no volvió a aparecer.
Poco después los esposos B... se marcharon de Londres para establecerse en Kingston y no se supo más de la casa de Camden-Hill.



AGONÍA DE UN CADÁVER



Era una mañana calurosa del mes de Mayo. Jhon Hendrix y su esposa se disponían a salir hacia el campo, con sus dos hijos Marie y Jones de 5 y 7 años respectivamente. El matrimonio Hendrix era uno de los pocos que se llevaba relativamente bien. Se habían casado jóvenes, habían tenido dos hijos maravillosos para ellos, y a pesar de haber tenido algunas discusiones, en su matrimonio, habían sido más sus alegrías y por eso seguían amándose.

Aquel día parecía amanecer muy bien para los Hendrix, pero no acabaría tan bien, ni muchísimo menos como hubieran querido ellos.

La mujer estaba preparando unos pequeños sandwiches, mientras el marido hacia el pequeño equipaje.

Cuando de pronto Jhon gritó a su mujer, mientras se agarraba con ambas manos el pecho:

-Elisa, el corazón, Elisa....

Si, efectivamente, Jhon Hendrix padecía del corazón y ya le habían dado algunos ataques, pero éste parecía ser mucho más fuerte. La mujer corrió frenéticamente junto a él:

-Jhon ,aguanta, Jhon...Cariño..

Pero ya nada se podía hacer por su vida. A pesar de que a los pocos instantes una ambulancia lo llevaba hacia el hospital, Jhon dejaba de existir por el camino. El enfermero dijo con tristeza:





-Lo siento señora, no hemos podido hacer más.





Pero ¿Jhon estaba en realidad muerto?.NO.



Su cerebro seguía vivo. Puesto que lo único que le había ocurrido era un ataque de catalepsia. El podía oír, ver, pero no se podía mover, no podía comunicarse. Pero si oyó las palabras del enfermero. Y por eso gritó con fuerza en su interior:

-Claro que podéis hacer más, mirarme, yo estoy vivo, estoy vivo!!!

Nadie le podía escuchar, puesto que sólo podía pensar y no hablar.

Estaba lleno de terror. Ojala el ataque de catalepsia que no le había afectado a su cerebro pasara pronto. No fue así. Y al día siguiente se preparaba su funeral. ¡Que ironía!. Su funeral.

Vio a su mujer llorando, y a sus dos hijos, también a sus amigos y conocidos. Todos estaban tristes. Por él. Por su muerte. Pero él estaba vivo...Y por eso gritó:

-Estoy vivo, no estéis tristes, maldita sea, Yo estoy vivo!...

Estaba en su cama amortajado, con las dos manos sobre el pecho. De pronto vio como dos hombres se acercaban a la cama, y lo agarraban uno por las piernas, y otro por la espalda.

El se preguntaba donde lo llevarían. Pronto lo iba a saber.

-No, no al féretro no, esto nooooooooooo, nooooooooo!!!!

Si, efectivamente,lo metieron en el féretro y después escuchó que le preguntaban a su mujer si quería darle un último beso de despedida. Ella accedió y así lo hizo. Cuando lo besó Jhon gritó hacia sus adentros:

-Elisa, cariño, tú no puedes creer que he muerto, tú no lo puedes creer!

Después todo fue oscuridad. Cerraron la tapa y luego sintió como transportaban el ataúd hacia lo que él creyó que era un coche fúnebre. Más tarde lo volvieron a sacar y notó como si fuera bajado a una fosa. Si, era bajado a su propia fosa. El siguió gritando a pesar de que no lo escuchaban:

-¡No, yo estoy vivo, esto es una pesadilla, Dios mío....

-------------------------------------------------------------



Pero pronto se dio cuenta de que no era ningún sueño. Escuchó un ruido procedente de arriba. Y pronto supo lo que era. Eran paletadas de tierra que echaba el sepulturero. También escuchó unas palabras y pudo saber de quien provenían:

-Polvo eres,y en polvo te convertirás.

Un escalofrio recorrió el inerte cuerpo de Jhon. ¡Era el sacerdote!

Después siguió escuchando las horribles paletadas y ya no escuchó nada más. Un silencio de muerte y nunca mejor dicho se había hecho en la tumba. Supo que hacia ya rato que todos se habían marchado.

Entonces empezó a darse cuenta de que al fin podía moverse. Si, sus músculos empezaban a desentumecerse. Intentó hablar y lo consiguió. Ya había pasado el horrible ataque de catalepsia. Ahora lo importante era salir de allí.

Y lo empezó a intentar. Golpeó el féretro con los puños, arañó el terciopelo de la caja con las uñas. Pero nada. Notó como le salía sangre de las manos. Como se le rompían las uñas. Descansó.

Debía recuperar fuerzas. Luego empezó a patalear con los pies. Pero nada. Oía su respiración fuerte; jadeante. Su corazón que latía fuertemente. Gotas de sudor le caían por la frente. Estaba agotado. Pero debía seguir. Pronto no le quedaría aire. Hacia ya bastante rato que estaba golpeando la caja intentando romperla por arriba, pero pronto se dio cuenta que sería imposible. Entonces empezó a golpear por un lado. Y notó como la madera se empezaba a resquebrajar. Quizás pudiera salvarse. Entonces fue cuando escuchó como unos leves rasguños al otro lado de la caja. Se le pasó por la cabeza que quizá hubieran enterrado a otro pobre hombre vivo igual que él. Pero pronto la desechó. Entonces. ¿Que eran aquellos rasguños?. ¿A quien pertenecían?.

Pronto supo de que se trataba. Y un ramalazo de terror sacudió todo su cuerpo. Un grito lleno de horror brotó de su seca garganta:

-¡¡¡No, eso no, Dios.......nooooooo, las RATAS nooooooo!!!



DE MIEDO TAMBIÉN SE MUERE

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Soy una persona normal y corriente, tengo 47 años y estoy soltero. Vivo sólo en una pequeña casa alquilada de planta baja, me llamo Luis y trabajo en una oficina ocho horas diarias.

En fin, les digo esto para que me conozcan, para que no crean que soy un loco; pues tengo un problema. Ustedes dirán, y quien no los tiene. Pero este es de lo más extraño. Y se lo voy a revelar.

Tengo miedo, mejor dicho verdadero terror a las cosas ocultas, misteriosas. Cuando escucho hablar a alguna persona de posesiones diabólicas, brujería o algo así, me voy, no quiero oírlas. Cada noche, cuando salgo de la oficina paso un autentico calvario para llegar a mi casa, pues voy andando y mi imaginación empieza a trabajar. En cada esquina veo a un monstruo, y empiezo a correr como un poseso. Ustedes se preguntaran porque no he ido a un psiquiatra. Lo he hecho, pero no me sirvió de nada. Me dijo que todas esas alucinaciones eran debidas a mi excesivo trabajo, me recetó unos comprimidos, que fueron peores pues no me podía dormir cuando los tomaba. Y así estoy, medio loco. Cada noche lo mismo.

Ahora salgo de la oficina. Siento como si alguien me siguiera. Ya empieza. debo serenarme, controlar mis nervios. Oigo pasos, quizás sea verdad que me siguen, a lo mejor un monstruo quiere atacarme. Lo he leído en alguna revista, que desaparece gente y no se sabe más de ella. Dios mío, y si fuera verdad, y si una noche algo me ataca y no vuelven a saber nada de mi. Ya me queda poco camino para llegar a mi casa. ¡He visto una sombra!...Mi corazón ha dado un vuelco. Debo estar tranquilo, lo tomare con filosofía. ¿Porqué me van a matar a mi?. Concretamente a mi. Con la de gente que hay en el mundo, en esta ciudad, tiene que ser justamente a mi. He sido un estúpido al asustarme así; ya casi estoy en mi casa. ¡Ah, que alivio, allí no me ocurrirá nada; cenaré, veré la televisión y luego me acostaré. Y mañana será otro día.

Ya veo mi portal, que alegría, y no me ha ocurrido nada, que me iba a ocurrir. ¡Maldición, he visto otra vez la sombra!. Ah, menos mal, ya estoy en mi casa; ahora cerraré con llave y ya no podrá entrar nadie. Pero, que digo, si es algo maligno lo que me acecha puede entrar cuando quiera y como quiera en mi casa. Ahora es cuando más necesito compañia. Que rabia, porqué no me casaría con aquella muchacha de la oficina. Al final se casó con Antonio, pero ella se fijó antes en mi, y yo como un idiota no le hice ni caso, que estúpido fui. En fin, para que lamentarse. ¿Como se llamaba ella?. Ah, si; Isabel...bonito nombre; ella también era bonita, sus ojos azules como el cielo, su cabello rubio plateado y sus labios tan sensuales. Pero, porque me he acordado en estos momentos de ella. ¡Bah, ya he cenado, me voy a acostar. Espero que mañana me levante con más ánimo; Buf, que frio hace, y empieza a llover. Bueno, me voy a desnudar y a meterme en la cama.-

-Hum, esta percha está a punto de partirse, tendré que comprar otra, si me acuerdo.

Pensando en todo esto se puso el pijama, se acostó y apagó la luz.

Intentaba dormirse, pero no lo conseguía, sus ojos se negaban a cerrarse. Se quedó mirando a un punto concreto de la habitación. Y de pronto un grito salió de su garganta. ¡Dios mío..., parece la sombra que vi anteriormente. Su cuerpo se convulsionó totalmente y empezó a temblar. ¡Maldita sombra, no me cogerás. Está acechando a que me duerma para saltar sobre mí; seas lo que seas no lo conseguirás. No me dormiré. Pasaban las horas y los párpados de Luis empezaban a cerrarse. No lograba mantenerse despierto. ¡Dios mío... debo lograrlo, debo estar despierto. Escuchó las campanadas del reloj de pared. eran las tres de la madrugada, tenía tensos los músculos y todo su cuerpo le dolía horriblemente. Seguía mirando hacia aquel punto. Allí estaba la sombra que tanto horror le estaba haciendo pasar; quieta, inmovil. ¿Qué podía ser? ¿Algún monstruo? ¿Un ser de otro mundo?. Luis pensaba y cada vez se aterrorizaba más y más. De pronto, sacando fuerzas de flaqueza intentó levantarse y entonces vio como aquella cosa se movía hacia él. Iba a echarse sobre su cuerpo, hacia sus pies, se los cogería.-

-No, no, no, Dios mío......Socorroooooo....

A la mañana siguiente los vecinos entraron en la casa. De noche habían escuchado horribles gritos. Querían saber lo que ocurría allí y lo consiguieron. Lo que vieron, fue el cadáver de Luis en su cama con los ojos desorbitados, las manos crispadas como queriendo escapar de algo y una expresión en el rostro de TERROR infinito.

A sus pies encontraron una gran percha tirada encima de la cama. Esa era la sombra que Luis había visto, su propia percha, que había caído por el peso de la ropa......



DECORACION DE HALLOWEEN

melargo.gif

El Jardín y la Entrada
EL JARDÍN Y LA ENTRADA DE LA CASA

Convierte tu jardín en un terrorífico cementerio ideal para tu fiesta de Halloween.








Puedes crear un cementerio en tu jardín para 'asustar' a tus visitantes

En el jardín o en la fachada del hogar se pueden usar las lámparas en forma de calabaza o las extensiones de luces con vampiros y fantasmas.


Otra opción que también luce tétrica es colocar sobre los arbustos o entre las ramas de los árboles las espeluznantes telarañas.


Huellas de monstruos. Dibuja la huella de un monstruo sobre una esponja grande. Recorta la huella con tijeras. Pon un poco de pintura lavable en un recipiente de aluminio. Presiona la esponja sobre l apintura y pinta huellas desde la entrada del jardín hasta la puerta para que los niños las sigan cuando lleguen a tu casa a pedir Halloween.


En la entrada de tu casa puedes colocar focos verdes para crear un ambiente extraño pero a al vez agradable a la vista.


Coloca una tira de ajos a ambos lados de la puerta frontal de tu casa, con un pequeño símbolo que diga: Vampiros, ¡Aléjense!.


Además, apaga todas las luces y las lámparas de tu casa (excepto la del baño) y enciende velas por toda la casa.


Cuelga pequeñas arañas de plástico sobre hilos negros delgados, y pega el final del hilo en la parte alta de los marcos de las puertas.


Coloca telarañas en las ventanas, también puedes poner algunas sobre los espejos de las recámaras y los baños.


Araña Gigante: Construye el cuerpo de una araña gigante con dos bolsas de basura rellenas con periódico y las patas con pantimedias también rellenas de periódico.


Cementerio. Puedes crear un cementerio en tu jardín. Consigue unas piedras grandes y píntalas de gris. Después escribe con pintura negra escribe leyendas en cada piedra, entre más tontas estén estas leyendas mejor, por ejemplo:
- Conde Drácula Nacido: 1432, Muerto:1532,1703,1823,1999
- El pequeño Tom (sobre una piedra muy pequeña)
- ¡Te dije que estaba enfermo y no me quisiste creer!



melargo.gif

El día de Halloween cada habitación se convierte en una "Casa del Horror" cuando las luces se apagan.


Coloca un maniquí disfrazado de fantasma detrás de una ventana de tu casa.

Decora tu casa con insectos falsos.


Reemplaza los focos normales de tu casa por otros de color azul, negro o morado. Usa focos de pocos watts.


Busca sábanas blancas que ya no uses y píntalas con tinta negra. Lávalas y exprímelas hasta que se vean grises. Después colócalas sobre las sillas y los sofás para lograr un look de casa embrujada.


Para el recibidor es indispensable un tapete del momento o algún póster en la puerta: hay de Frankenstein y las clásicas calaveras que brillan por la noche. También se pueden usar calabazas o muñecos de peluche en forma de fantasmas y brujas.


Infla globos con helio y cúbrelos con papel decorado con caras de horror para simular fantasmas que podrás colocar en la esquina de tus habitaciones.


En la cocina las toallas, secadores, servilletas, platos y vasos desechables, con motivos alusivos al 31 de octubre, son indispensables para crear un ambiente "de espanto". Otro recurso son los "bowls" o platos hondos para la fruta o los dulces que vienen en forma de calabaza.


Compra tela negra para usarla cada año como mantel. Adórnala con algunas hojas brillantes y listo.


Un truco muy divertido que seguramente asustará a más de dos es que compres un bolsa de gusanos de goma y los coloques en los lugares más inesperados, como dentro de la botana o en el jabón del baño, por ejemplo.

Los baños también pueden contar con toallas y papel higiénico de dibujos, así como con frases del momento, aunque también se pueden usar pequeños jabones en forma de calabaza o fantasmas.


Otro detalle que puede hacer tu baño más espantoso es que escribas con lápiz de labios algún mensaje invertido sobre el espejo.


La sala debe contar con una o varias velas, existen tantas novedades, como las de una mano que al derretirse se pone de color rojo y crea un efecto de sangre. En los floreros se pueden acomodar ramas secas o pequeños espantapájaros y así crear más ambiente.



melargo.gif

EN LA OFICINA

El "Día de Brujas" llega hasta donde tu quieras... inclusive hasta tu oficina.


Coloca un screensaver alusivo al Halloween en tu PC

Sienta un esqueleto de plástico frente a tu computadora. Esto dará la impresión de que alguna página tardó demasiado en bajarse.


Coloca un mensaje de miedo flotante en el screensaver de tu computadora, o algunas diapositivas alusivas al Día de Brujas.


Esconde animales de plástico en los cajones de tus compañeros de trabajo. ¡Así les darás un buen susto!


Baja sonidos espeluznantes a tu computadora y tócalos cuando nadie se lo espere. Ya verás que divertido es ver las caras de espanto de tus compañeros.

¿como disfrsarte?

La Familia Addams


Gomez Addams: Fácil y rápido! Ponte un traje viejo oscuro con un puro. Péinate hacia atrás con spray para que se fije el look. Si tienes un reloj de bolsillo, que mejor!


Morticia Addams: Consigue un vestido largo negro y una peluca de pelo largo negro liso. Para el maquillaje: busca un maquillaje blanco y aplica talco para añadir blancura. Labial rojo. Lápiz negro para cejas. Márcalas muy bien. Sombra café oscuro en el pliegue del párpado. Usa una natural como base. Sombra negra bien difuminada abajo del pómulo para resaltarlo. Delineador negro en lápiz para marcar el ojo alrededor. Pestañas postizas larguísimas.


Wednesday Addams: Ponte un vestido ya sea azul oscuro o negro con medias negras opacas. Si el vestido tiene orillas de encaje blanco en las mangas y el cuello es mejor. Consigue una peluca larga negra y péinala en dos colas. También usa polvo traslucido claro o talco de bebe.


Pugsley Addams: Usa unos shorts viejos y una camiseta de rayas horizontales.




Momia


Para vestirte de momia sólo tienes que romper una sábana vieja blanca en tiras largas, hacerles unos agujeros para los ojos, la nariz y la boca, y envolverte con ellas.









Mago


Sólo necesitas una chaqueta, corbata negra, pantalones negros, camisa blanca, y sombrero de copa (que se puede hacer de cartulina negra) y un conejo de peluche.





Zorro


Para personificar al legendario héroe necesitarás ropa negra, sombrero negro, una capa (que se puede hacer tiñendo de negro una sábana vieja), un antifaz y una bufanda roja alrededor de la cintura. Para el último toque dibújate patillas largas y un poco anchas hasta el nivel del pómulo con delineador en lápiz o sombra negra. Usa los mismos cosméticos para dibujar bigote y piocha.




Gitana


Una bufanda alrededor de la cabeza, un chal de la abuela, una blusa grande y una falda larga de flores.


La bruja


Uno de los mas populares y clasicos disfraces definitivamente es la Bruja. Puede ser hermosa, sexy y seductora o atemorizante y espeluznante.


No olvides los zapatos negros, que pueden ser de cualquier tipo, por ejemplo: botas altas, zapatos de tacon alto o bien los clasicos botines.


El sombrero puntiagudo, que puede ser de terciopelo o de tul no puede faltar tampoco.


Los pequeños detalles como las uñas largas negras, el lipstick negro, delineador negro (debe ser grueso para que resalte), y la piel palida complementan perfectamente el disfraz.


Para un maquillaje mas elaborado, oscurece las cejas con un lapiz negro, y usa sombra blanca o gris claro para esclarecer la parte superior del parpado, debajo de la ceja.


De ser posible usa pestañas postizas y una peluca larga negra. Ah, y que no se te olvide la escoba.



El Conde Drácula


Lo principal de este disfraz es la capa larga negra. Consigue una en cualquier tienda de disfraces y el maquillaje puedes hacerlo con los siguientes materiales.


Pintura cosmetica de color blanco, gris, negro y verde.

Lapiz negro para cejas.

Polvo traslucido claro o neutral.


Para obtener el look palido de todos los vampiros, empieza mezclando una pequeña cantidad de pintura gris y verde con una cantidad mayor de blanco. Aplicala con los dedos en tu cara, cuello, manos, etc. hasta que esten completamente cubiertos. No uses mucha, recuerda, no estas disfrazandote de payaso.



Aplica un poco de la pintura gris debajo de tus pomulos y otras areas para dar una apariencia un poco mas oscura. Pasa una brocha en toda tu cara para mezclar bien los colores y que no se marquen tanto. Aplica pintura negra en los parpados, mas oscuro en la parte de arriba de las pestañas y alrededor del ojo. Para las cejas, delinealas con una curva hacia arriba y marcalas bien.


Finalmente, aplica el polvo traslucido en toda el area con maquillaje. Esto es para que la pintura se fije asi que aplica lo suficiente.


Frankenstein


Necesitaras preparar maquillaje de color negro y verde de la siguiente receta*:


Ingredientes:



2 cucharadas de manteca o aceite

4 cucharadas de talco

Colorante artificial para pasteleria

Instrucciones de preparación:


Mezcla todos los ingredientes. Separa la receta en diferentes recipientes si quieres preparar diferentes colores y aplicala con los dedos.

Lava muy bien tu cara y cualquier otra area donde te vayas aplicar maquillaje con un jabon neutro y seca bien.

Enrolla una toalla alrededor de tu cuello para prevenir que el maquillaje manche tu disfraz.

Aplica una ligera capa de crema corporal en toda tu cara.

Usando un pedazo de algodon, distribuye un poco de talco en tu cara.

*(Se conserva por semanas en refirigeracion)

Aplica maquillaje verde a toda tu cara. Despues, ponte maquillaje negro alrededor de los ojos.


Consigue ropa oscura vieja, y muy importante, un saco negro que se vea viejo, desaliñado.


Para obtener el toque final, deberas caminar con tus brazos extendidos toda la noche, haciendo sonidos y muecas.




origen del halloween

melargo.gif

ORIGEN DEL HALLOWEEN

Podemos considerar que la celebración del Halloween tiene dos orígenes que a través de la historia se fueron mezclando: el pagano y el cristiano.


La celebración de Halloween podría atribuirse a la celebración Celta
llamada Samhain, que tenía como objetivo dar culto a los muertos.

Terra (28-10-1999).- Podemos considerar que la celebración del Halloween tiene dos orígenes que en el transcurso de la historia se fueron mezclando:

a) Origen Pagano:

Por un lado encontramos que el origen pagano de la celebración podríamos atribuirlo a la celebración Celta, llamada "Samhain" y que tenia como objetivo dar culto a los muertos. La invasión de los Romanos (46 A.C) a las Islas Británicas dio como resultado la mezcla de su cultura Celta, la cual con el tiempo terminó por desaparecer. Su religión llamada Druidismo, con la evangelización terminó por desaparecer en la mayoría de las comunidades Celtas a finales del siglo II.

Sobre la religión de los Druidas, no sabemos mucho pues no escribieron sobre ella, todo se pasaba de generación en generación. Sabemos, que las festividades del Samhain se celebraban muy posiblemente entre el 5 y el 7 de Noviembre (a la mitad del equinoccio de verano y el solsticio de invierno) con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de "los muertos" y con ello se iniciaba el año nuevo Celta.

Esta fiesta de los muertos era una de sus fiestas principales pues celebraban lo que para nosotros sería el "cielo y la tierra" (conceptos que llegaron solo con el Cristianismo). Para ellos el lugar de los muertos era un lugar de felicidad perfecta en la que no había hambre ni dolor. Los celtas celebraban esta fiesta con ritos en los cuales, los sacerdotes druidas, sirviendo como "médium", se comunicaban con sus antepasados esperando ser guiados en esta vida hacia la inmortal. Se dice que los "espíritus" de los muertos venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares.

a) Origen Cristiano:

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a "Todos los Mártires". Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (+615) transformó un templo romano deificado a todos los dioses (panteón) en un templo Cristiano dedicándolo a "Todos los Santos", a todos aquellos que nos habían precedido en la fe. La fiesta en honor de Todos los Santos, inicialmente se celebraba el 13 de Mayo, pero fue el Papa Gregorio III (+741) quien la cambió de fecha al 1º de Noviembre, que era el día de la "Dedicación" de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma.

Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de "Todos los Santos" se celebrara universalmente. Como fiesta mayor, esta también tuvo su celebración vespertina en la "vigilia" para prepar la fiesta (31 de Octubre). Esta vigilia vespertina del día anterior a la Fiesta de todos los santos, dentro de la cultura Inglesa se tradujo al inglés como: "All Hallow's Even" (Vigilia de Todos los Santos).

Con el paso del tiempo su pronunciación fue cambiando primero a "All Hallowed Eve", posteriormente cambio a "All Hallow Even" para terminar en la palabra que hoy conocemos "Halloween". Por otro lado ya desde el año 998, San Odilo, abad del Monasterio de Cluny, en el sur de Francia, había añadido la celebración del 2 de Noviembre, como una fiesta para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada Fiesta de los "Fieles Difuntos" la cual se difundió en Francia y luego en toda Europa.


la emisora de halloween preciona en reproducir sonido

haga clic aquí para reproducir el sonido